Los colchones de aire de presion alternante estan formados por celdas de aire con un ciclo temporal de inflado que varía según los modelos. Producen una alternancia constante de los puntos de presión y distribuyen de forma correcta el peso del cuerpo evitando hiperpresiones en las zonas más peligrosas: coxis, talones, codos...

En su función estática se mantienen hinchados de forma estable, para facilitar los cuidados y las curas al paciente. Incorporan sistemas de alarma ante fallos electricos o perdidas de aire.

Los modelos con más altura pueden usarse como colchón alternativo y los de menos grosor se utilizan como sobrecolchón sobre una capa de espuma de foam o sobre el colchon de la cama .

Incorporan en cualquier caso funda completa de poliuretano transpirable, impermeable e ignifugo, lo que los hace adecuados para su uso en el hogar, en instituciones geriatricas u hospitalarias.

Algunos modelos incorporan microprocesador para su control digital.

El nivel de riesgo de ulceras, el peso del paciente y el ambito de uso (doméstico o institucional ) son los criterios para determinar el colchón más adecuado en cada caso