Una silla de ruedas autopropulsable es la que incorpora aros para que el usario pueda impulsarse. Puede ser, plegable, fija o incluso para baño.

Si el usuario no puede mover la silla con la suficiente soltura no se recomienda este tipo de sillas , ya que son más anchas y pesadas que la misma versión en rueda pequeña. Será más práctica y manejable una silla sin aros.

Las sillas de ruedas electrónicas no tiene aros. Se desplazan gracias a un motor con baterías recargables.